El primer día del resto de nuestras vidas

Ésta vendría a ser una de las últimas entradas del blog. Para siempre. Apenas pude escribir estas líneas que se parecen más a un parte médico que a un texto decente pero no quería dejar de contarles en qué andamos en estos días, los de “las horas simples” como los llamaba Vito Dumas cada vez que volvía a tierra firme.

Como muchos de ustedes saben ya estamos de vuelta en el punto de partida, Argentina. Volvimos hace dos semanas pero no pude escribir antes por la cantidad de recibimientos y fiestas y asados a los que me invitaron y además porque estaba en shock. Volver sobre nuestros propios pasos en menos de 24 horas y aparecer en Comodoro Rivadavia fue mucho más fuerte de lo que esperaba. Despertarme tantos días seguidos mirando el mismo techo, también.

Llegar hasta Alaska nos llevó dos años y medio, vividos día a día, hora a hora y muchas veces metro a metro. Fue un largo y lento proceso en el que aprendimos muchísimo. Para mí el camino a Alaska es así de largo: dos años y medio. Lo de hacerlo en 24 horas me suena a mentira. Estoy acá pero no lo creo.

El recibimiento al principio fue muy íntimo, sólo nuestras familias sabían fecha y hora de arribo. Sentimos que volver sin la limo era casi como no volver del todo. Además con Flor nos separamos en el aeropuerto de Buenos Aires, ella se fue al norte a visitar a su familia y yo me vine al sur a ver a los míos. Fueron casi 1000 días juntos, unidos, fusionados. Un tiempo en el que luchamos contra todo lo que se nos cruzó en el camino y en el que logramos cumplir nuestro sueño para alegría de grandes y chicos. Visto a los lejos se parece más a una simple locura pero ya sabemos que todo es más fácil visto por el espejo retrovisor. Para mí fueron  1000 días perfectos, hermosos, invalorables e irrepetibles. Mil veces cambiamos de vida, de piel, de acentos. Mil veces morimos y renacimos. Y nunca fue fácil. Y esa era la idea. Gracias por todo América.

La limo descansa sana, salva y guerrera en casa de unos amigos en Canadá, a la espera de nuestra próxima aventura, que será el año que viene. La extrañamos todo el tiempo. Ahora somos homeless. No les voy a contar lo difícil que fue despedirnos de ella, sólo les diré que en los últimos 15 metros antes de entrar al galpón se apagó dos veces. Jamás lo había hecho antes.

Varios de quienes nos alentaron desde el principio ya no están, y duele. Por otro lado tenemos nuevos sobrinitos para conocer y tratar de recuperar el tiempo perdido. Contra mis propios instintos acepté un celular y ahora soy un civil más, demasiado comunicado y sin tiempo para extrañar. Cada vez que mi mente se dispara hacia las playas del Caribe o hacia esa charla que tuvimos en la cima de un volcán, alguien me llama o entra un mensaje y aparezco otra vez en la ciudad gris. Fijo, inmóvil, predecible. Sin viajar, casi sin ser yo.

Por otro lado sigo sacudiendo mis borcegos por la mañana para evitar a las arañas, como me enseñaron en la Amazonía. Sigo poniendo mi cerveza a la sombra imaginaria de lo que sea que pueda cubrirla de un sol que ya no nos castiga, porque ya no vivimos al aire libre. Extraño hacer un fuego cada noche y sigo estando tan alerta como durante el viaje, calculando peligros, leyendo miradas y despertándome de un salto al menor ruido para darme cuenta que nuestra limo está a miles de kilómetros y Flor también. Estamos a salvo los tres. Ya unimos América. The dream is over.

IMG_4563

Los tres disfrutando de un típico día de viaje. Ahora es hora de mirar hacia adelante y disfrutar de los recuerdos que quedaron grabados en nuestras almas para siempre.

 

El proceso de volver a reencontrarme con mi antigua vida fue como el que deben sentir los presos al salir en libertad luego de muchos años de encierro ¿En serio ésta ropa era mía?¿Yo tenía une empresa de qué?¿Quién es ésta persona que me abraza emocionada y que no puedo recordar? Aunque siento que mi caso es peor porque ellos recuperan su libertad mientras que yo la estoy dejando atrás para volver a donde estaba. Aunque yo ya sea otro. Quizás no fue tanto el tiempo que estuvimos ausentes pero la avalancha de aventuras que vivimos fue  tan grande que desplazó de mi espacio mental disponible todos los recuerdos que me ataban a quien solía ser. Espero que me entiendan. Estoy feliz pero estoy triste.

De a poco la inercia se va deteniendo y el viaje se termina, pero siento que la verdadera aventura empieza al final del camino. Es mucho más fácil empezar un viaje así, ir de acá hasta la próxima ciudad y luego seguir de a poco que volver en un instante desde casi el polo norte. Todavía estoy “aterrizando”  y esto hace que desde que llegué me esté planteando  preguntas todo el tiempo. Por ejemplo ahora  me pregunto ¿Cuándo termina el viaje? ¿Cuando guardamos la limo en un hangar de la gran pradera canadiense? ¿Cuando nos subimos al avión allá? ¿Cuando aterrizamos en Buenos Aires y tocamos tierra argentina? ¿O cuando nos abrazamos con nuestra gente al bajar del avión? Recién ahora  -escribiendo esto-  veo la respuesta: nuestro viaje se termina acá, ahora mismo, en este minuto. Porque para finalizar les paso la posta, ahora es el turno de ustedes.

¿Significa que tienen que embarcarse en un largo viaje al fin del mundo? No precisamente aunque sería genial. Lo que digo es que cuando uno cumple sus sueños inevitablemente mejora como persona. Radicalmente.  No puede ser de otra manera. Te hace crecer a vos y a los que te rodean. Nosotros antes de empezar este viaje ya no creíamos en nada: ni dios ni patria ni bandera. Pero hoy habiendo sobrevivido y vivido todo lo que vivimos al menos creemos en nosotros mismos y en todos ustedes. Y eso… es un buen comienzo…

Ojalá que el final de nuestro sueño se convierta en el comienzo de los sueños de todos ustedes, porque si a nuestro paso podemos mejorar aunque sea una sola vida –además de las nuestras- entonces todo habrá valido la pena.

Muchas gracias y hasta pronto.

Lucas, Flor y El Cadi

América sin Límites, un sueño cumplido entre todos.

mapa

Este es el recorrido completo. Un largo camino recorrido en pos de un sueño ¡Gracias América!

 

 

 

Anuncios

18 Respuestas a “El primer día del resto de nuestras vidas

  1. Siento una mezcla indescriptible de angustia, alegría y melancolía. Abrazo fuerte. Este post era una de mis grandes incógnitas. No me fallaron. Visceral. Agridulce. Real y sueño. Gracias por todo chicos.

  2. Me enganché más con el blog en los últimos meses, pero en medio de pensar seriamente en salir a recorrer algún pedazo de mundo en motor. Les digo que cada vez que pienso en la locura que puede traer viajar en kombi pienso en su frase “si cuando decís el vehículo no sorprende, entonces no es el vehículo correcto” (no es literal así jajajaja pero la idea está). El miedo más grande de emprender mi viaje es el volver, cosa que no sé si tiene sentido pero así es. Leerlos siempre inspira, siempre da placer, siempre dan ganas de leer más. No dejen de hacer lo que los hace felices 🙂 Gracias por tanta inspiración!
    Giu

    • jaja que genia Giuliana! era “si la gente no grita horrorizada cuando le contás con qué vehículo pensás viajar, es que no has elegido bien” Adelante con esa kombi, el mundo es grande y la vida es corta. Y no te preocupes por la vuelta, la persona que vuelve no es la misma que parte. Abrazo y hasta la próxima aventura!

  3. Los conocí a través de Radio 10, en un reportaje. Allí comencé a seguirlos. Fui testigo de algunas de sus aventuras como la vez que se les empacó la Limo y pidieron ayuda a través de este medio y cientos de mensajes solidarios y de aliento fueron enviados. Soy una abuela muy lectora y también comparto el final del viaje. Es como concluir la lectura de un libro maravilloso. Me queda como un vacío dulce y amargo a la vez porque la historia concluyó. Les deseo una bella y larga vida a ambos. Y gracias por la generosidad de haber compartido esta gran aventura. Gran abrazo!!!!

  4. me encannto! Bravo Lucas y Gracias: tu viaje emociona, hace bien, y da fuerzas…..besos y por qué no, europa sin limites? Vir…o hace mucho tiempo Beca

  5. Hola Lucas, no sabia que andabas de vuelta en tus pagos, realmente los felicito a los tres, demas esta decirles que si se dan una vuelta por Deseado (para uds 300 km ya no son nada) saben donde encontrarnos.
    Un fuerte abrazo, Dany, Gaby y Fran

  6. Mirá loco, yo hice lo mismo que vos en 7 meses, volví hace 2 años y aún no me recupero. Ojalá sea más fuerte que yo porque por tus síntomas estás jodido. El diagnóstico es simple “Viajeroma carcirutero” no se cura, sólo las sesiones de caminoterapia o gasolinocuntura alivian un poco, escapadas de 3 o 4 dias cercanas pero en el fondo ya estás enfermo. Lo bueno es que ésta enfermedad no te mata, por el contrario prolonga tu vida según la ya conocida ESCALA PHILLIPE que sinó la conocés Googleala como “Escapa phillipe edad viajeros chetoba” Poné mi nick para que te lleve a mi blog ya que está replicada en varios otros lugares. Abrazo, saludos, que se reencuentren pronto y vengan a visitarnos, recuerden que lo habian prometido

  7. Cuando dices ” un preso vuelto a la libertad ? ” no te habras equivocado , porque en mi opinion es la de un ciudadano llevado preso, que se pregunta ¿Me tengo que poner esta ropa ? , ¿ Tengo que usar un celular? , tu dices que ya cumpliste tu sueño … pero aveces no crees que los sueños se pueden alargar mas ? , porque te vas a quedar en la ciudad o sin viajar sino estas del todo comodo… en fin esque soy soñadora como tu y solo pienso que si venimos a esta vida fue para cumplir nuestros sueños , hay que disfrutar la vida no ?, finalmente, no renuncies a los viajes, se que soy solamente un comentario mas pero … si lo ves , no dejes de hacer lo que amas; Viajar, aprender y conocer, que mas importante que las experiencias?, nada…
    Laura

  8. BIENVINIDOS a vuestro lugar en el mundo!!! asi suele decirse cuando uno regresa al sitio donde nació. Y el sueño se les cumplió, lo hicieron realidad. Leo y releo el blog, y claro al principio parece un sueño. Mirando en mapa sé donde viven, yo nací en el hoy Pasaje Fournier 240, entre Ameghino y Alvear, hace 70 años….Oh! cuánto tiempo. Abrazos a toda la Flia. y a organizarse para traer la limo…jiji.

  9. Excelente post, la verdad creo que tenes razón en mucho de lo que decís, nosotros salimos de viaje por América en 15 días, o sea que estamos por “largar” pero sabemos antes de salir que lo mas complicado sea posiblemente volver, y para colmo es como vos decís, pasan esos 10/15 días de furia del regreso y todo a la normalidad, las palabras y expresiones que pones son justas y comunes en muchos viajeros, tal vez nos pase a nosotros también, pero en la parte que hablas del cumplir “un” sueño, esta genial que así haya sido, pero no es mas fácil tomarlo como objetivos para llegar a una meta mayor? recorda que si cumpliste con este desafío tan difícil es muy posible que puedas hacerlo también con otros, saludos y que sigan los éxitos!

  10. Muchas gracias por compartir sus experiencias con nosotros, nos dan las ganas de ser los próximos.
    Ya estamos planeando nuestro viaje en una Ford del año 65 tb con un v8. Vamos a necesitar que nos cuenten mas!!

  11. vale,tengo 14 años y hace año y medio leí el blog y no me pude sacar la idea de recorrer el mundo de la cabeza y ahora es mi sueño, espero hacerlo en un futuro.

Dejanos un comentario =)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s